documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

jueves, 22 de febrero de 2018

CHISTERA





A veces el mago es el conejo
y el ilusionista una ilusión del conejo.




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo ediciones, 2018

miércoles, 21 de febrero de 2018

PERSIGUE LA LIEBRE DE MARZO





Persigue la liebre de marzo, me dijiste.
Pínchate en el dedo,
come la manzana,
piérdete en el bosque,
deja que, por una vez, gane el dragón.




Antonio Orihuela. Disolución. El Desvelo ediciones, 2018

martes, 20 de febrero de 2018

¿CUÁNTO VALE EL TRABAJO?




Los cuidados recibidos durante el embarazo,
el amor de los padres,
la alimentación, el calzado, los vestidos,
la educación y especialización del trabajador.

Todas estas cosas, cuando entra uno en un trabajo,
¿cómo se miden?
¿van incluidas en el sueldo?

¿Entrarán en la próxima Reforma Laboral? 




Antonio Orihuela. El amor en los tiempos del despido libre. Ed. Amargord. 2ª Ed. 2017

lunes, 19 de febrero de 2018

CHECK OUT








“La mesa contra la oferta clandestina(de apartamentos turísticos) hará un estudio sobre éstos 
y se analizan medidas urbanísticas y fiscales para “frenar” su proliferación” 
15 mayo 2017. Europapress


Nuestras abuelas ayer, luchando para “darles estudios” fregaron sus suelos,
cocinaron sus guisos, blanquearon sus paredes, lavaron a mano sus ropas...
Nosotras hoy, con dos carreras y un máster, fregamos sus suelos, limpiamos sus sábanas, barremos sus pelusas, chequeamos su entrada al apartamento, check in a partir de las 17, check out antes de las 12, las llaves en el buzón...
Pues algo sí hemos cambiado.


Isabel Martín Ruiz.  En Alameda, 39. Revista de poesía. Nº 2. Cádiz . Huelva, 2018.

domingo, 18 de febrero de 2018

GASTROSOFÍA PARA SALVAR / TERMINAR EL MUNDO



A Joy Harjo
MMADRE vivió en la cárcel de su cuerpo.
Ella me dijo: “el mundo comienza en la cocina”.
No importa lo que comamos “cerdo o flores,
 siempre estamos completando un círculo un vínculo”.
Paracelso dijo: «lo que comes eres».
En el carbón de la cocina está la lluvia del pasado.
En la mesa está la carne de antiguas mordeduras
y nuestros huesos asumen la reumática pesadumbre del alma.
En la mesa está el pan desnudo
de aquella luz sorbiendo el frío de la noche inflamada.
En la mesa está el mar exhausto de sardinas y sirenas.
En la mesa está el negro aceite de la tierra.
En la hamburguesa del macdonald
está el fragor de la selva sin apenas ranuras para el sueño
En la mesa está la oscura gravedad de la luna, la sangre
que cierne sus símbolos sobre la sombra de tus ojos,
En la mesa está el estrepito rutilante de la luna llena de lamentos;
el intangible enigma de tanta realidad (in)soportable.
En la mesa están los calostros del sol nutriendo tus irisados labios.
En la cocina está el frío acondicionado que calienta el planeta.
En la mesa de mármol está la excelsa roca
abierta como un grito en gótica penumbra.
En la mesa está el rumor omiso de la muerte animal.
En la mesa está el jinete hambriento de corazones y sediento de sangre
Acaso el mundo no acabe en la mesa de la cocina.
pero sí acaba en la memoria oculta del paisaje perdido.
El mundo terminará con agua o con fuego,
con la misma materia del origen, compacto herraje
para párvulas bocas hambrientas de sustancia.
El mundo terminará lleno de lágrimas
cuando el último hombre dé el último mordisco
a su mujer muerta.


Santiago Aguaded Landero © SAL
en Alquimia de la tierra (2014). Universidad de Huelva

sábado, 17 de febrero de 2018

2 poemas de JOSÉ LUIS PIQUERO





APUNTE BIOGRÁFICO

Like dogs to bark at my world
                                                            Stephen Spender



Pero también a mí me partieron la cara
en más de una ocasión. En aquel tiempo
temía –como Spender– a los chicos del barrio,
matones con jerseis de Benasque y playeras
que odiaban a las madres y a los niños con gafas.

El miedo, pienso ahora,
es una presa fácil. No se explica
de otro modo la astucia, aquella maña
que se daban para atraparme siempre,
aunque volviera por otro camino
de la escuela o bajase a comprar el pan
a donde era más caro pero estaba más cerca.

Eran hábiles con el cigarrillo,
conocían las zonas donde la quemadura
podía doler más. Algunas veces
les bastaba el insulto desde lejos.
En los días de fiesta eran más peligrosos
porque tenían tiempo de sobra por delante
y el escenario idóneo de una calle aburrida.

Y lo que más lamento ya no son los cuadernos
de dibujo manchados de tinta o los tebeos
que un día me quitaron, sino el otro
expolio de mi infancia ignorante y feliz,
la fe ciega en un orden de las cosas,
la armonía del mundo que, prematuramente,
hicieron mil pedazos en medio de la calle.

Y sobre todo el odio, el rencor insensato
de tantos años hacia los adultos:
Pasaban en silencio, sin mirarnos.
Siempre llegaban tarde a impedir las peleas.




RIMBAUD


Yo no quiero ser yo. La vida entera
la gasté en reinventarme, como un fénix doméstico.
Me fui sobreviviendo como pude.

Yo no sé quién soy yo. Tal vez la máscara
debajo de la cara. La pregunta.

Yo no pude ser yo. Y el minucioso
trabajo de vivir sin heroismo se quedó para otros.
La verdad es la triste descripción del secreto.
No quise ser verdad. Quiero ser Nadie.


José Luis Piquero. En Alameda, 39. Revista de poesía. Nº 2. Cádiz . Huelva, 2018.

viernes, 16 de febrero de 2018

No me cuentes cuentos



Yo sabía del monstruo, 
cada noche 
le ponía migas de pan 
con azúcar, 
y en los días de frío 
dejaba caer un poco mi manta. 

Le quería, 
porque de todas las camas 
él eligió vivir bajo la mía. 


Mar Domínguez. En Alameda, 39. Revista de poesía. Nº 2. Cádiz . Huelva, 2018.