documentos de pensamiento radical

documentos de pensamiento radical

viernes, 24 de noviembre de 2017

EL PUEBLO



EL pueblo,
una mancha de pintura plástica
sobre las cimas de la sierra de Grazalema,
un portal de Belén en mañana de Corpus
bajo las notas del himno nacional
con el simpecado de los playmovil saliendo
por la puerta de los hombres
y alejándose calle abajo,
dejándome
para mí solo
la tristeza de los dioses de mi religión.

Cristos ensangrentados
y vírgenes con puñales en el pecho
que debieran espantar con su dolor
la alegría de mi pueblo.

Llora en su altarito el niño de la Encarnación
cuando le hablo de la exultante belleza
de las canciones de Mayo.

El policía municipal me indica cómo volver a casa,
y cuando ya no nos miramos
me dice cuánto le han gustado mis poemas...

Limpiando sobre limpio,
como le gusta a Daniel,
como ya no cree David que sea posible.

Un pincel finito,
con cemento diluido,
ayuda a las mujeres a pintar las bajeras del pueblo
y me lleva,
como un rastro,
una huella larga
que tardará en desaparecer
montaña abajo.



Antonio Orihuela. Esperar sentado. Ed. Ruleta Rusa, 2017
Fotografía de Ramón Masats

jueves, 23 de noviembre de 2017

Deseo I



Sabe la mano

el sabor

de la manzana,

bocanada roja,

pecaminoso nombre

de otro cuerpo.


Sabe la boca

la textura

de la piedra,

recipiente

de sol,

fruta de polvo.


Somos

puerta,

ojiva seductora,

planta carnívora

y sedienta

de otros ojos,


otras manos,


otros cuerpos.



Paloma Villalobos Preciado. Piélago

miércoles, 22 de noviembre de 2017

Más allá de internet




Para Emiliano y Paulina. 


Pensar no tiene tiempo, ni espacio.
Mucho menos la pretenciosa tecnología.
Pensar es una apuesta de invención.
La magia que se burla de lo certero.
La distancia entre lo tangible y lo cibernético
Es igual a la certeza y la imaginación,
¿Cómo creer en los dioses o dudar con dignidad?
Ninguna respuesta es la opción.
Estamos en el instante, eso ya es demasiado,
Por qué nos cuesta tanto amar sin condiciones?
Por qué no lloramos de felicidad por estar vivos?
Hay muchos muertos vivos.
Todos los días matamos, sin quererlo, al amor.
Todas las noches añoramos, sin quererlo, al amor.
El amor se debate entre el progreso y el diluvio
La naturaleza y la cultura no se quieren.
Nosotros, los humanos, somos el equivoco.
Ni dioses, ni demonios, simples humanos.
Los más salvajes, depredadores del planeta.
Los otros, no humanos, serían perfectos sin nosotros.
Nada que hacer para cambiar la evolución.
Pero sí, la dignidad humana de decir: NO
No al poder hegemónico de la cultura.
Es decir, ni dioses, ni ideologías, sólo la invención.
Y eso qué?, para qué?, qué podemos inventar?
Toda pregunta es un impulso de dignidad.
Sólo el que duda podrá aventurarse a descubrir.
No al vacío sin pensar, pero pensar también es vacío.
Propongo un brindis por los que movieron algo.
Los que pensaron y dijeron lo que no estaba,
Los que terminaron en las cárceles, los manicomios o en la hoguera.
Los inventores de la contracultura.
Hombres y mujeres que movieron el tiempo de su tiempo,
Que ahora son los clásicos del pensamiento contemporáneo,
Pero, pero, que en su tiempo fueron sentenciados por su incorrección.
Pareciera que así es la lógica de lo humano, aun ahora.
Pareciera un recuento de lugares comunes y así es.
Las certezas de lo que se ha olvidado, no debe desdeñarse.
La humanidad está llegando al punto cero de su dignidad.
Sólo un acto de magia podrá salvarla.
Yo no soy un mago, menos un político, tampoco un artista.
Pero, quiero llorar mientras escribo estas letras.
Me queda claro que ningún lenguaje será suficiente.
Quizá la música, la pintura, miradas, intuiciones perdidas.
Amo la memoria de mis padres y conservo el recuerdo de su amor.
Si en verdad pudiera transmitir ese amor a mi hijo,
y él a su vez a su amada y a sus hijos (mis nietos), que aun no nacen,
con eso me basta para ser libre y acertar en mi equivocación.
Para no creer en los dioses y menos en Internet.
La esquizofrenica realidad que es Facebook.
Digamos: la humana-inhumana tecnología.
Para decir NO, por siempre:
La contracultura, va…


Carlos Martínez Rentería

lunes, 20 de noviembre de 2017

2 poemas de JAVIER ARNAIZ



Para María Guiomar

Ella ordena juguetes
como un dios que domina el universo.

Los amontona en grupos
de enanos con gigantes,
en los que nunca falta una princesa.

La hilera de muñecas,
la fila de muñecos,
cada uno con sus dones plenos de diferencias
en el mundo infantil de los iguales.



25 SEGUNDOS
No se trata de estar ausente y sólo,
tampoco es necesario dar la vida.
Es; ser parte de la unidad ardiente
y cercenar la cuerda que nos ata
al poder que vulnera nuestra historia.

Ahora. Justo ahora. Ha muerto un niño.

Y la vida, sin la fuerza,
se la apropian los hombres codiciosos,
los que habitan en casas sin colores,
los que rompen la paz y los silencios
con sus huestes de miedo y arrogancia.

Ahora. Justo ahora. Ha muerto un niño.

Y la música sigue con sus notas
confusas. Y las bolsas se desploman
con la orquesta y el mercado cae a plomo
a un abismo insondable de miseria.
Que es lucro del mezquino millonario.

Ahora. Justo ahora. Ha muerto un niño.

Los infelices, pobres sin jornal,
situados en las listas más largas del desahucio.
Los bancos asociados al Estado,
no aplicarán su crédito al vencido.

Ahora. Justo ahora. Ha muerto un niño.

¿Dónde el proletario? ¿Dónde el obrero?
Recelosos del que vence,
lloran su temor vivo
después de la contienda y la derrota,
cuando el sol se olvidó de iluminarlos

-no encendió su luz en la batalla-.

Ahora. Justo ahora. Ha muerto un niño.

El tiempo continúa su andadura.
Ya no hay combates en las calles rotas
y violentas. Callaron las consignas
y la lucha, el amor y la esperanza.

Ahora. Justo ahora.
Ha muerto un niño asesinado:

otro
entre los miles
que nacerán mañana


Javier Arnáiz. En: Las noches de Lupi: Bilbao.


viernes, 17 de noviembre de 2017

ME ACOSTARÉ CONTIGO



Me acostaré contigo
porque Atenas perdió la guerra contra Esparta,

porque nada se apacigua, porque,
para mí, los días de luz están contados,

porque eres deslumbrante como la mentira,
porque me haces soñar otra existencia,
porque tus manos detienen el tiempo
y traes música en la voz.

Me acostaré contigo porque no te necesito
ni quiero tenerte para siempre,
porque saldrá mal,

porque harás de mi literatura.



Antonio Orihuela. En Absenta poetas. nº 21. Santander, 2017

jueves, 16 de noviembre de 2017

QUERIDA MÍA




Querida mía:
A veces te llamo para comprobar que existes.
Justo al contestarme,
sufro el efecto contrario:

desaparezco.  

Cuelgas y existo.


Zeydel Bernal. El Bifronte
Zeydel Bernal Astorga, nació el 25 de agosto de 1979 en Culiacán, Sinaloa. Es Licenciada en Lengua Inglesa por la Universidad de Colima 2003, Candidata a Maestra en Desarrollo Humano y Acompañamiento de Grupos por el Centro Humanístico del Ser (CEHUS) 2008, Guadalajara, Jalisco. Bernal es diplomada en Creación Literaria por el Gobierno del Estado de Colima, a través de su Secretaría de Cultura, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Bellas Artes (CONACULTA) 2010-2011. Becaria del Fondo Estatal para la Cultura y las Artes (FECA) 2011 y 2013 –Literatura: poesía-. Ha colaborado en libros, revistas, periódicos estatales con narrativa y poesía. Forma parte de antologías poéticas. Ha participado en Festivales estatales así como en el Festival Internacional de Poesía en Trois Rivières, Canada, 2008. Ganó una mención honorífica en el Premio Estatal de poesía Rey de Colimán 2013 por su poemario Minucias. Algunas de sus publicaciones son: Hundida en su piel (2015), La médium (2017).
En julio de 2013 el portafolio fotográfico de Bernal fue seleccionado entre cincuenta portafolios, para ser visionado por el director de la agencia y revista Cuartoscuro, Pedro Valtierra en la ciudad de Tlaxcala dentro del Festival de fotografía Foto13. También fue semifinalista del concurso de fotografía “Migraciones” convocado por la Universidad del Claustro de Sor Juana en octubre de 2013, en el que el jurado estuvo compuesto por la crítica de arte Inka Marti y los fotógrafos Rogelio Cuellar y Eniac Martínez.
Obra gráfica de Matilde Granado Belvis

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Haiku



Cantan los grillos.
Es verano.
Y yo aún te amo.


Rafael Calero Palma. Ni cobardes ni caníbales. Ed. Amargord, 2017